DESDE MI ESCRITORIO

LA DISCIPLINA DE LA ADORACION

El evangelio de Juan capítulo cuatro presenta una historia muy conocida, Jesús y la mujer samaritana. Esta mujer en su conversación con Jesús le pregunta, ¿En qué monte se debe de adorar a Dios?, a lo que Jesús le responde que, lo importante no es el lugar sino el cómo se debe de adorar, esto es “en espíritu y en verdad”. La adoración es una de las disciplinas espirituales. Estas disciplinas se presentan en tres categorías; Las disciplinas internas, las externas y las colectivas. Dentro de las diciplinas colectivas está la disciplina de la adoración. Dios busca adoradores verdaderos. “Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren” Juan 4:23 (NVI).

El Dr. Richard Foster define la adoración como una respuesta humana a la iniciativa divina. Es nuestra respuesta al amor que el Padre expresó a través del sacrificio de Jesucristo en rescate por la humanidad. Adoración es entender su gracia y esto nos lleva a entender nuestra culpa. Adoración es el acto de reconocer que somos criaturas y que El es el creador. Son muchas las formas que se han establecido para la adoración, pero esto no necesariamente es adoración. Los formalismos y los ritos no producen adoración. La adoración va más allá de un mero formalismo, de una fría mecánica. El Nuevo Testamento no establece una forma específica de adoración. Podemos cantar coros, tocar instrumentos musicales y todo esto es parte de lo que incluimos en el culto de adoración, pero eso, no necesariamente es una adoración verdadera. En una ocasión Jesús dijo; “Este pueblo de labios me honra; más su corazón está lejos de mí”. (Mt.15:8) La verdadera adoración es presentarnos ante el Dios Todopoderoso en una actitud de total humildad, obediencia, reconocimiento y entrega absoluta.

La adoración a Dios no se limita a un momento devocional en el culto. La verdadera adoración es un estilo de vida, es una proclamación permanente del señorío de Jesucristo en nuestras vidas. La verdadera adoración siempre provocará cambios en nosotros. El Dr. Foster dice; Así como la adoración comienza con una santa expectativa, termina con una obediencia santa. Si la adoración no nos cambia, no ha sido adoración. Estar delante del Santo de la eternidad equivale a cambiar. Los resentimientos no pueden retenerse con la misma tenacidad cuando entramos en su bondadosa luz. (Foster 2009)

La adoración verdadera siempre estará acompañada de una gran expectativa. Cuando Moisés entraba al Tabernáculo sabía que estaba entrando ante la presencia de Dios.  La adoración nos lleva también a esa maravillosa presencia. Es allí cuando chocamos con su santidad y reconocemos nuestra realidad de que somos solo polvo, imperfectos y débiles y Él es quien hizo los cielos y la tierra. La adoración no se limita a sentimientos, es una disciplina. Es la capacidad de adorar a Dios, aunque la carne no lo sienta, aunque haya sufrimiento, aunque no tengamos nada. La adoración no se debe de expresar por las bendiciones que hayamos podido recibir, la adoración se expresa porque Dios es Dios y merece toda la adoración, el honor y la gloria. El sagrado escritor plasmó una declaración poderosa, dijo: “Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos, aunque falte el producto del olivo, y los labrados no den mantenimiento, y las ovejas sean quitadas de la majada, y no haya vacas en los corrales; con todo, yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación” (Habacuc 3: 17-18). Nuestra adoración no depende de nuestra condición. Como hijos de Dios, como recipientes de su amor inmerecido, de su gracia salvadora, debemos siempre mantener una disciplina de una verdadera adoración. Adoración al que es digno, al supremo, al altísimo, al eterno y santo Dios que nos salvó. ¡A Él la gloria, el honor, el imperio y la majestad por los siglos de los siglos!

Pastor Luis Enrique Pérez                                                                             agosto 2020

IDDPMI, Mora, Isabela

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram